miércoles, 7 de septiembre de 2011

Punto final.

No te mereces ni una de mis palabras. Ni una de mis lágrimas. Ni mis risas. Ni siquiera te mereces mis miradas. Nada mio. NADA.